Archivo de la etiqueta: Inteligencia Emocional

Cristiano Ronaldo y André Gomes: narcisismo y vulnerabilidad

Narcicismo y vulnerabilidad

El fútbol no solo mueve millones de euros, también mueve a millones de personas. De este modo, los futbolistas se han convertido en modelos en los que se fija una buena parte de la sociedad.  Pues bien, tomaré a dos futbolistas como ejemplo para escribir este artículo sobre la vulnerabilidad que todos los seres humanos experimentamos en varios momentos de nuestra vida. Los dos son portugueses. Cristiano Ronaldo lo ha ganado todo a sus 33 años. André Gomes, a sus 24 años, está tratando de abrirse camino en la élite del futbol. Sigue leyendo

Quiero ser normal

Quiero ser normal

Hoy me ha dicho una paciente: “Quiero ser normal”. ¡Alerta! Esta afirmación es una arma de doble filo. Por un lado, implica la existencia de eso a lo que llamamos normalidad. Además, suele estar acompañado de la fantasía de que si fuéramos normales todo estaría bien. Por otro lado, en el momento en que alguien dice una afirmación del tipo “quiero ser”, generalmente está implicando que no lo es. Y éste era su caso. Así pues, ahí tenemos un conflicto importante sobre el que reflexionaré en este artículo. Sigue leyendo

El mundo no es como me gustaría que fuese

El mundo no es como me gustaría que fuera

Muy probablemente la principal causa de malestar del ser humano sea el hecho de percibir el mundo que nos rodea como algo que no debería ser como es. Constantemente reaccionamos sintiéndonos mal por sucesos que ocurren a nuestro alrededor. Cada uno tenemos nuestros deseos y preferencias en relación a lo que quiere que ocurra en su vida y en el mundo en general. Cuando esto no ocurre, nuestro cerebro encuentra una discrepancia entre lo que espera y lo que en realidad se encuentra. Fruto de esta comparación, sentimos algo que solemos llamar decepción, desilusión o simplemente malestar. No es lo que esperamos, no encaja con nuestra visión del mundo, con nuestros valores, con nuestras creencias, con nuestra identidad. Funcionamos así. Respondemos a lo que llamamos realidad de este modo.

Sigue leyendo