Archivo del Autor: Joan Argelich

Profecías autocumplidas y PNL (II): El efecto Pigmalión

pigmalion-y-galatea-ernest-normand-1886

Pigmalión y Galatea. Ernest Normand (1886)

En el artículo Profecías autocumplidas y PNL (I) abordé cómo el hecho de pensar que algo va a ocurrir, aumenta las probabilidades de que acabe ocurriendo en la realidad. La paradoja de la profecía autocumplida es que la principal causa de que acabe ocurriendo es justamente el hecho de haberlo “profetizado” con anterioridad. En el artículo anterior enfoqué esta temática a nivel individual e intrapsíquico. En este segundo artículo voy a enfocar el tema de las profecías autocumplidas a nivel de relaciones interpersonales, es decir, cómo lo que pensamos y esperamos de los demás hace que actuemos de manera que acaba condicionando lo que éstos piensan, hacen y sienten para que se ajuste a nuestras expectativas. Sigue leyendo

Profecías autocumplidas y PNL (I)

book-552251_960_720

Todavía recuerdo cuando, hace ya 15 años, estaba en la facultad de psicología y escuché por primera vez el término profecía autocumplida en la asignatura de Psicología de la Educación. Fue una de esos conceptos que me llamaron la atención desde el primer momento, al darme cuenta del impacto que esa idea podía tener a la hora de que las personas lograran sus propósitos. Además, descubrí cómo esto podía condicionar las relaciones humanas por el nivel de sugestionabilidad que implica. Sigue leyendo

Me ha gustado, no me ha gustado

theater-311730_1280

Hoy te voy a proponer un simple ejercicio que te puede ser muy útil a la hora de tomar conciencia de algunos de tus patrones y emprender acciones para cambiar aquello que no sea de tu agrado. Entendemos por patrón la repetición sistemática de una determinada manera de pensar, hacer y sentir. Los patrones se ponen en marcha en algún momento de tu vida y, en general, tienen un sentido, persiguen algún fin. A veces pueden ser útiles en ese momento de tu vida pero se quedan automatizados – al cerebro le gusta la eficiencia – y los seguimos ejecutando inconscientemente. La manera de tomar conciencia de un patrón es poner atención en la repetición de esa manera de funcionar. Sigue leyendo

Las imágenes que alguna gente (cree que) no ve

polaroid-1276996_1920

Hace unos instantes, en esta agradable noche de junio en la que escribo, estaba en mi terraza disfrutando de una cerveza fresquita y he empezado a recordar como ayer estaba charlando con un alumno que me decía que él no veía imágenes (representaciones visuales internas). Hay muchas personas que cuando entran en el mundo de la PNL tienen dificultades para tomar consciencia de como son esas imágenes mentales. En general es porque todavía no han desarrollado suficiente capacidad de prestar atención a cómo se están representando esas imágenes. Todos lo hacemos, todos tenemos memoria visual que nos permite recordar caras, objetos y lugares. Todos tenemos también la capacidad de crear escenarios que todavía no han ocurrido y que es altamente probable que no vayan a ocurrir, por lo menos tal y como nos lo estamos representando. Sigue leyendo

La mejor nota posible

La_Mejor_Nota_Posible

Para finalizar el año os dejo un caso real que refleja la mayoría de ideas desarrolladas en los artículos de la serie “no está ocurriendo“. Además haré algunos apuntes técnicos (palabras en cursiva) para que los iniciados en la PNL y la Hipnosis tengan un ejemplo de cuándo, cómo y para qué utilizar algunas de estas herramientas. Sigue leyendo

No está ocurriendo III: futuro

Featured image

En general nos inquieta tanto el futuro que somos capaces de recurrir a una bola de cristal o a unas cartas para que nos digan lo que va a ocurrir. Si esto es posible, no digo lo contrario, ¿para qué? Mi hipótesis es más bien simple: para intentar manejar la incertidumbre que nos provoca no saber lo que va a ocurrir. Probablemente la incertidumbre es una de las sensaciones que peor gestionamos los seres humanos, generándonos a menudo mucha ansiedad.  Sigue leyendo

No está ocurriendo II: pasado

PNL: No esta ocurriendo: pasado

¿Te imaginas que cada vez que encendieras el televisor o el ordenador aparecieran automáticamente películas y fotografías de los malos momentos de tu vida? ¿Te imaginas que además los vieras en tres dimensiones y con sonido envolvente? ¿Te imaginas que de repente flotaras dentro de esa película y volvieras a vivirlo? Apuesto a que ya te habrías desecho de tu televisor y de tu ordenador. Pues bien, ¿y si te digo que, en mayor o menor medida, los seres humanos hacemos esto constantemente en nuestra cabeza? Sigue leyendo