Profecías autocumplidas y PNL (I)

book-552251_960_720

Todavía recuerdo cuando, hace ya 15 años, estaba en la facultad de psicología y escuché por primera vez el término profecía autocumplida en la asignatura de Psicología de la Educación. Fue una de esos conceptos que me llamaron la atención desde el primer momento, al darme cuenta del impacto que esa idea podía tener a la hora de que las personas lograran sus propósitos. Además, descubrí cómo esto podía condicionar las relaciones humanas por el nivel de sugestionabilidad que implica.

El termino profecía autocumplida o autorrealizada fue acuñado por el sociólogo norteamericano Robert King Merton (1910 – 2003). Por profecía autocumplida entendemos una predicción — por lo tanto no es algo cierto ni se ha manifestado todavía en la realidad – que acaba siendo realidad justamente por el hecho de haber sido predicha.

Este concepto que desarrolló Robert K. Merton deriva del Teorema de Thomas, elaborado por William Isaac Thomas (1863 – 1947) otro sociólogo estadounidense que postuló que si una o varias personas definen una situación como real, esa definición tiene efectos reales.

Poco después de conocer este concepto, y todavía estudiando psicología, conocí la Programación Neuro-Lingüística (PNL), fuera de la facultad de psicología, claro está. La PNL no era un gran modelo teórico como el psicoanálisis ni pretendía ser científica como el conductismo, por lo tanto no era de interés para los catedráticos de la facultad. La PNL “sólo” describía como las personas utilizaban su cabeza para obtener unos resultados u otros. Algo que, paradógicamente, no me enseñaron en toda la carrera.

Pasó algo de tiempo hasta que me di cuenta como la PNL permitía explicar, describir y modificar eso que tanto me había llamado la atención de las profecías autocumplidas. Lo que tanto Merton como Thomas implican en sus tesis, es que las personas no reaccionan a los hechos en sí, sino a la percepción que tienen de los mismos. Si has leído algo de PNL es probable que aparezca ahora en tu cabeza esa premisa fundamental de “El mapa no es el territorio”. Lo que ocurre en la profecía autocumplida — y siguiendo la metáfora de Korzybski —  es que el propio mapa acaba modificando el territorio.

Vemos multitud de ejemplos de profecías autocumplidas en la vida cotidiana:

  • Una persona predice que va a suspender en examen. Puede creer eso porque cree que es tonta, que no se le da bien la materia, no tiene suficiente tiempo para estudiar o porque el profe le tiene manía. Cómo cree que va a suspender disminuye la cantidad y la calidad del estudio y acaba suspendiendo.
  • Una persona predice que la persona de la que está enamorada le va a rechazar. Puede creer eso porque cree que es fea, tímida, estúpida o que la otra persona es “demasiado” para ella. Tiene una cita y acaba callada y con vergüenza de estar allí. A la otra persona termina por no gustarle justamente por comportarse de una manera tan sosa y aburrida.
  • Una persona predice que no se va a dormir cuando se meta en la cama porqué le costó dormir la noche anterior y cree que está “cogiendo insomnio”. Se mete en la cama y está pendiente de que no se duerme, mirando la hora, pensando en que mañana estará muerta de sueño y repitiéndose que, definitivamente, está desarrollando insomnio. Y acaba sin dormir en toda la noche.
  • Una persona predice que se pondrá nerviosa a la hora de hacer una exposición en público, que será juzgada o que a la audiencia no le va a interesar lo que les va a decir. Pasa días imaginando el desastre de exposición que hará. Llega el día señalado y está nerviosa, imaginando lo que los otros están pensando de ella y explicando con desinterés eso que cree que aburre a la gente. Y acaba aburriendo a la gente.

Gracias a la PNL podemos comprender y modificar cómo estos procesos operan dentro de nuestra cabeza. En PNL modelamos como las personas eliminamos información, la distorsionamos y la generalizamos. Describimos “el mapa” de cómo nos representamos la realidad  —”el territorio”— y cómo la interpretamos, dándole sentido y significado.

Para finalizar, sabiendo que la realidad y la percepción de la realidad son dos cosas distintas (el mapa no es el territorio) y cómo la percepción de la realidad acaba afectando a la propia realidad  (Profecía autocumplida), creo que es interesante para todos nosotros tener consciencia de cómo utilizamos nuestra cabeza para dejar de promover inconscientemente lo que no queremos y empezar a conseguir lo que sí queremos.

2 pensamientos en “Profecías autocumplidas y PNL (I)

  1. Pingback: Profecías autocumplidas y PNL (II): El efecto Pigmalión | Talent Institut

  2. Pingback: Profecías autocumplidas y PNL (II): El efecto Pigmalión | Joan Argelich

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s