¿Qué es la hipnosis?

¿Qué es la hipnosis?

La palabra hipnosis tiene la particularidad de no dejar indiferente a casi nadie. Durante los años que llevo estudiando y practicando la hipnosis he tenido la oportunidad de hablar mucho de ella y puedo dar fe que la gente reacciona a ella, sea en un contexto de formación, de terapia o en una cena distendida un viernes por la noche. Parece que tiene algo que llama la atención a las personas y esto probablemente se deba a su aparición en los medios, en el cine, en los libros, donde casi siempre aparece rodeada de un aura de misterio. Me he dado cuenta de que muchas personas se  hacen preguntas como ¿Qué es la hipnosis? ¿Es algo mágico o esotérico?  A lo largo de este artículo voy a aclarar estas cuestiones.

Hace unos años empezaba mis formaciones y conferencias diciendo que la hipnosis es una palabra. Sí, en ellas también hacía una pausa deliberadamente. Tiene un sentido, y es que hay tantos enfoques distintos y tantas personas que forman, aplican o investigan la hipnosis, que no es nada fácil poder elaborar una única definición. Otro motivo por lo que lo decía es porque la palabra hipnosis hace referencia a un proceso. Sin embargo, cuando decimos “la hipnosis“, la estamos tratando como un producto acabado, algo concreto y tangible. Esto no nos ayuda mucho a entender que procesos hay detrás de ella.

Hipnosis es una palabra que proviene de la raíz griega hipnos, que significa sueño. Por ello existe la idea la mayoría de personas la asocian a quedarse dormido o “como dormido”. Se ha podido demostrar gracias a tecnologías como la Electroencefalografía y las más recientes Técnicas de Neuroimagen como la Resonancia funcional magnética o la Tomografía por emisión de positrones, que los estados de trance hipnótico, es algo distinto a estar dormido. Por supuesto que eso no quita que en una inducción hipnótica alguien pueda quedarse dormido. Pero estar en trance y estar dormido son dos cosas muy distintas. De hecho, personalmente opino que los trances más útiles son los que estamos “más despiertos” – más conscientes de nosotros – que en un estado de vigilia ordinario.

La palabra trance proviene del latín transire y significa transitar, ir de un lugar a otro. De hecho, lo que se busca en la mayoría de hipnosis, sea cual sea el marco de referencia, es llevar a la persona de un estado de consciencia a otra. Nuestra consciencia no es lineal, va fluctuando a la largo del día, entre otros motivos por nuestros biorritmos. Teniendo en cuenta todo lo anterior podemos afirmar con bastante seguridad que todos entramos en pequeños trances varias veces a lo largo del día.

Desde el punto de vista de la psicología actual y gracias al legado de Milton Erickson, desde hace muchos años que se acepta la idea de que el trance es un estado natural y necesario en el ser humano. A lo largo del día experimentamos distintos cambios en nuestro estado de consciencia. Por ejemplo cuando leemos un libro, escuchamos música,  conducimos o mantenemos una agradable conversación. En estas situaciones se altera la percepción del tiempo. A este fenómeno le llamamos distorsión temporal y es sólo una de las características del trance. Otras veces nos quedamos absortos en una idea o contemplando un bonito paisaje y nuestra mente baila entre el mundo interno y el externo, sea por qué estamos recordando, planificando o soñando despiertos. De todos modos, tal vez el ejemplo más evidente de la idea de trance natural es el momento de dormirse y el de despertarse.

Llegados a este punto, podríamos hacer una definición de la hipnosis como un modelo en el que se aplica una metodología – cada escuela tiene la suya – que permite evocar un trance o tránsito a un estado de consciencia distinto de la vigilia y el sueño.

Por lo tanto,  el trance no tienen nada de extraño ni sobrenatural, al contrario, es un fenómeno natural y necesario para todos los seres vivos. La hipnosis sólo es un modelo para poder evocar un trance en un momento dado para tratar de alcanzar un fin: relajación, conexión con uno mismo, concentración, diseñar cómo conseguir un objetivo, descansar profundamente y restablecer los biorritmos naturales del cuerpo, soltar viejos patrones, entrar en un estado creativo para resolver problemas, crear algo nuevo, y mucho, mucho más…

Siguiendo la línea de lo descrito hasta el momento, el hipnotista, hipnólogo o hipnoterapeuta no va a necesitar de ningún tipo de magia o poder sobrenatural para poder inducir estados de trance y alterar la consciencia de las personas. Simplemente necesitará saber cómo hacerlo, que metodología seguir. Básicamente necesitará saber generarse él mismo el estado de trance, por un tema de congruencia verbal y no verbal, y porqué los estados se transmiten por el fenómeno de la resonancia límbica. Es muy difícil relajar o motivar a alguien si tú no tienes ese estado antes. Cómo solemos decir a la hora de trabajar con trances hipnóticos: “You go first” (Tu vas primero) refiriéndonos al hipnoterapeuta.

A parte de esta habilidad de generarse un estado, necesitará saber cómo utilizar el lenguaje verbal y no verbal. Sea de una manera simple y directa como se hace en hipnosis autoritaria, en la que se dan sugestiones directas repetitivamente,  o más elegantemente con el lenguaje hipnótico – persuasivo que se utiliza en hipnosis Ericksoniana o en PNL (Modelo Milton), al que se le suele llamar estilo de comunicación indirecta.

Podríamos concluir diciendo que inducir un trance hipnótico consiste en saber utilizar el lenguaje – verbal y no verbal – de una determinada manera, más o menos sofisticada según el modelo que se tome de referencia, estando uno mismo en el estado que se quiere transmitir.

En el fondo, la hipnosis no deja de ser un proceso de comunicación que se da en un contexto determinado. Al estado de trance se puede llegar por uno mismo, en tanto que es la persona que está en trance el que genera ese estado. Otra cosa es que nos resulte más fácil (o agradable) entrar en ese estado dejándonos guiar por otra persona que sabe crear el contexto relacional adecuado.

Si te interesa la hipnosis, tal vez te pueda interesar este curso de hipnosis Ericksoniana.

3 pensamientos en “¿Qué es la hipnosis?

  1. Pingback: Talent Institut

  2. Pingback: Curso de Hipnosis Ericksoniana con PNL - Intensivo | Talent Institut

  3. Pingback: Curso de Hipnosis Ericksoniana con PNL - Intensivo en Madrid | Talent Institut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s