¿Por qué Milton H. Erickson era distinto?

Milton EricksonCuando se buscan las posibles causas de algo hay que tener en cuenta que nunca hay una sola causa. El paso del pensamiento lineal al pensamiento sistémico permitió entender que las personas – y el mundo – funcionamos a través de un entramado de relaciones mucho más complejo que la simple causa – efecto. Sin embargo, siempre podemos buscar aquellas variables que pueden explicar que algo “es como es”.

He hecho esta pequeña introducción para dejar claro que, obviamente, lo que expondré a continuación no es lo único que propició que Erickson se convirtiera en todo un referente de la psicoterapia moderna. No obstante, me parece relevante poner de manifiesto algunos aspectos de su vida que, sin duda, influenciaron en su particular modo de entender la psicoterapia y el ser humano en general.

A menudo en mis cursos la gente me comenta que quiere llegar a hacer lo que Erickson hacía, o me pregunta cómo puede aprender a hacerlo. Mi respuesta suele ser: “Erickson era Erickson, yo soy yo, y tú eres tú. Yo no he tenido la vida de Erickson y tú no has tenido la mía. No esperes que yo haga lo que hacía Erickson o tú hacer lo que hago yo. Desarrolla tu propio estilo y creatividad.” Hay muchos modelos que ilustran cómo Erickson utilizaba el lenguaje, las metáforas o sus estrategias de intervención. Sin embargo, esto no es lo que hacía Erickson, son patrones que encontraron personas como Bandler y Grinder, Jay Haley o Jeffrey Zeig, que observaron sistemáticamente cómo éste trabajaba.

Una de las cosas que hacía Milton, era entrar él en trance y hablar desde su intuición a nivel inconsciente. Por lo tanto, a menos que tengas el inconsciente de Erickson, no vas a hacer exactamente lo mismo que hacía él. Y, en parte, nadie lo tiene porque no ha tenido la vida de Erickson.  Algunas personas piensan que Erickson era un genio porque era una especie de superdotado e ignoran que, en buena medida, él fue especial porque su vida también lo fue.

Erickson era hijo de unos granjeros bastante pobres y vivió en el campo los primeros 20 años de su vida. Era daltónico, disléxico y tenía problemas en la percepción auditiva de los tonos y ritmos. Por lo tanto, su percepción de la realidad ya era necesariamente distinta a un nivel tan básico como éste. Esto le llevó a comprender la relatividad de la percepción humana y los problemas derivados de ésta.

Por si no fuera poco lo anterior, tuvo dos ataques de poliomielitis. Uno a los 17 años y otro a los 51. El primero le dejó totalmente inmovilizado, sólo podía mover los ojos y un poco los labios. En ese contexto, tras percatarse un día que su deseo de levantarse hiciera que se moviera la mecedora en la que estaba sentado, entendió el principio de ideomotricidad típico de la hipnosis: que la idea de movimiento puede llevar a la experiencia real de movimiento en el cuerpo. Tras este hallazgo empezó a recobrar la movilidad. Primero a través de sus propios recuerdos de movimiento. Después observando como una sobrina suya empezaba a caminar. Se fue marcando retos, como un viaje de 10 semanas en canoa, él solo, cuando apenas podía andar con muletas. Finalmente se recupero casi por completo, ya que siempre le acompañó una cojera.

Todo lo anterior, más otros detalles como el hecho que mientras estudiaba en la universidad trabajara también en un periódico y escribiera una columna cada día a la una de la noche, poniendo el despertador, y al día siguiente no recordara haberlo hecho, le hicieron darse cuenta que el trance era un fenómeno completamente natural, común a todas las personas. Sin embargo, supongo que su propia vida le hizo llegar a la conclusión que los procedimientos estandarizados no podían ser tan eficaces como el tener en cuenta las características individuales de la cada persona.

Afortunadamente, aunque no tengamos el inconsciente de Erickson, siempre podremos aprender mucho de todo el legado que dejó, desarrollado en gran medida por sus seguidores que crearon modelos que hoy nos permiten aprender a seguir sus directrices fundamentales.

Joan Argelich
Psicólogo especializado en Hipnosis y PNL

Un pensamiento en “¿Por qué Milton H. Erickson era distinto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s